Las costuras de la memoria

Mar, 28/07/2020 - 09:49
Las costuras de la memoria
La literatura, en especial la poesía, es una compañía discreta que llega en momentos especiales. Para dar significados, entretener e incluso responder preguntas. A la distancia, varios usuarios comparten sus cicatrices en un proyecto de audio

Un poema acompaña a quienes entran a la biblioteca de la Cárcel Distrital de Varones y Anexo de Mujeres. Sean guardias, privados de la libertad o invitados, es imposible no ver escrito en negro sobre pared blanca (en un lugar caracterizado por la ausencia de color, el blanco es un alivio para la vista gris de las paredes y el naranja de los uniformes) un poema de Piedad Bonnett.

LAS CICATRICES 

No hay cicatriz, por brutal que parezca, 
que no encierre belleza. 
Una historia puntual se cuenta en ella, 
algún dolor. Pero también su fin. 
Las cicatrices, pues, son  las costuras  
de la memoria, 
un remate imperfecto que nos sana
dañándonos. La forma
que el tiempo encuentra 
de que nunca olvidemos las heridas. 

En todo cuerpo han habido heridas que dejaron cicatrices o llagas que están en proceso de sanación. Esas heridas son historias y aprendizajes que, en muchas ocasiones, ha acompañado la poesía. Y no solo heridas, también alegrías, momentos de inmensa felicidad. Sabiendo el poder de las palabras, aunque sin poder nombrarlo del todo, le pedimos a usuarios de BibloRed que a través de su voz, sus historias de vida y un fragmento de poesía, mostraran ese poder tan difícil de nombrar.

La propuesta parece sencilla: compartir un poema que te haya acompañado en un momento fundamental de tu vida. Sin embargo, aunque es una petición concreta, requiere indagar en los recuerdos, los dolores y las alegrías. Tomar la decisión de compartir algo para los demás exponiendo historias personales con la convicción de que otro lo recibirá y tal vez, solo tal vez, podría hacerle compañía. Sobre todo en un momento tan complejo como estar privado de la libertad. 

Voces gruesas, finas, roncas, entrecortadas, que esconden sonrisas. Un mensaje de aliento, un consejo, una experiencia. Pizarnik, Borges, Benedetti, Bishop, Paz, Galeano, Huidobro. La muerte, el aprendizaje, el arte de vivir, la escritura, la paciencia y hasta el fútbol. Tan variadas son las experiencias en los audios como las vidas posibles detrás de ellas.

Unos más intrépidos todavía, no compartieron un poema que los acompañó, sino un poema que escribieron. La forma en la que pusieron en palabras una situación particular de sus vidas. En esas voces, acompañadas de un pequeño contexto, percibimos el mundo no solo a través de las palabras, sino a través de la cicatriz de otro.

El audio no ha llegado a la cárcel, pero el hecho de que decenas de personas se hayan decidido a enviar sus historias, muestra una de las muchas utilidades de la poesía: acompañar, acompañarnos. Aun en la distancia de la cuarentena, aun en la distancia de la cárcel.

Si quieres enviar audios, entérate cómo en el siguiente enlace: https://www.biblored.gov.co/noticias/poesia-audiosbiblored